Juan Yacuzzi contó el calvario que fue grabar “Cebollitas”: “Nos gritaban y nos encerraban en un cuartito”

El actor que interpretaba a “Coqui” reveló los maltratos que recibian durante las largas jornadas de trabajo.

Juan Yacuzzi, el actor que a los 16 años interpretó a “Coqui”, uno de los protagonistas de la tira “Cebollitas” que se emitió en 1997-1998 por telefe y fue dirigida por Vìctor Stella y Mono Flores contó en una reciente entrevista el calvario que fue grabar la tira que supo ser un éxito de la televisión argentina.

Hoy 23 años después, el actor se animó a revelar el trasfondo que había durante las largas jornadas de grabación, en donde los gritos y los maltratos estaban totalmente naturalizados para chicos de entre 8 y 9 años.

“(Trabajar de chico) Tiene sus pro y sus contras pero es lo que elegí de chico y algunos chicos las madres los pusieron en la tele y después eligieron otro camino, somos muy pocos los que quedamos en el medio”,dijo el actor hoy de 40 años en diálogo con Juan Etchegoyen en Mitre Live y resumió: “Para hacerla corta, si hoy grabáramos de nuevo Cebollitas y tuviéramos celulares, grabaríamos algo entre grabación y grabación, las cagadas a pedos y los gritos de los directores, hoy no se podría hacer”.

Para profundizar un poco explicó que para que el producto saliera perfecto los niños sufrían mucha presión y continuados gritos por parte de los adultos responsables de la tira.

Se escuchaban unos gritos, unas cagadas a pedos terribles, innecesariamente o cuando nos tentábamos, que éramos chicos, nos cagaban a pedos como si hubiéramos matado a alguien. Si hoy grabaras ese griterío con un celular, hay varios que no trabajarían más”, reflexionó sobre la serie que cuenta las historias de un grupo de chicos que juegan a la pelota en un club de barrio.

Y recordó: “Algunos se volvían muy locos, se ponían rojos de gritarnos, tiraban el papel en el piso. Algunos lloraban y todo. Si llegamos a grabar Cebollitas de nuevo y Diego (Maradona) estuviera vivo y se enterara de eso, se arma un quilombo terrible”.

Entre el elenco, se encontraba Dalma Maradona quién en aquel momento debutaba como actriz con nueve años.

“Si te equivocabas te pasaban la escena, y te decían ‘ahora por tentarse queda para lo último’ y por ahí tenías que esperar seis horas para grabar esa escena donde te habías equivocado y éramos chiquitos”

No obstante hoy, Jacuzzi, siendo un adulto puede ver en retrospectiva la situación y notar que algo no estaba bien, sin embargo a esa edad les parecía normal la dinámica laboral.

“Pensábamos que era algo normal, que te equivocadas con la letra y que te griten y te caguen a pedos. Hoy por hoy, si yo me entero que a mi hijo un director le grita de esa manera como nos gritaban a nosotros es para matarlo, no tenía nada que ver. Yo veía a compañeros llorando pasándola mal. Si te equivocabas te pasaban la escena, y te decían ‘ahora por tentarse queda para lo último’ y por ahí tenías que esperar seis horas para grabar esa escena donde te habías equivocado y éramos chiquitos”.

“Agarraron un cuartito de 4 x 4 y nos encerraban ahí hasta grabar, estábamos cómo diez horas encerrados, todos juntos, no podíamos salir, un caos”

“Tiene sus cosas lindas y feas, estas cosas hoy por hoy no pasarían. Yo creo que la gente se cuida más. Si pasa eso, cualquiera te puede grabar y se armaría un quilombo impresionante y antes no existía el celular pero por ahí se aprovechaban porque lo podían hacer, estaba muy mal”, agregó y dijo que “a todos nos hacían lo mismo”

 “A Dalma la cagaban a pedos también, la trataban como uno más y para nosotros era lo normal. Si un padre hubiese visto como nos gritaban, se hubiese metido a frenar eso. Te lo puede decir cualquier Cebollita no sé cómo será otras grabaciones. Yo te digo lo que viví y por ahí no se dijo por miedo a que te llamen más”, expresó.

Luego contó una experiencia que según él, los productores copiaron de “Chiquititas”“Lo que hacían que se lo copiaron de Chiquititas, es que agarraron un cuartito de 4 x 4 y nos encerraban ahí hasta grabar, estábamos cómo diez horas encerrados, todos juntos, no podíamos salir, un caos. Los de Chiquititas lo llamaban ‘la pecera’ y nos encerraban ahí hasta grabar. Antes estábamos en el bar, en el camarín hasta que dijeron ‘a partir de ahora todos encerrados’ y nos cuidaban las madres”.

Para cerrar, expresó: “Éramos quilomberos”, y de inmediato se corrigió: “Bueno, éramos chicos, imagínate 25 chicos encerrados en una habitación de 4 x 4 horas y horas que está mal y hoy esta prohibido. Dentro de todo nos divertíamos, los de Chiquititas lo mismo.Si a nosotros nos tenían así, no me quiero imaginar a ellos. De chico no lo veía mal. Ahora que soy papá, lo evitaría”.

Fuente: Filo News

 

Relacionadas