Enrique Pinti cumple años y repasamos sus mejores momentos

El actor nació un 7 de octubre y es considerado uno de los precursores del Stand Up. En esta nota repasamos su carrera.

Considerado el precursor y padre del Stand Up en Argentina, Enrique Pinti inició su carrera incursionando en el teatro infantil y escribió la comedia musical “Mi Bello Dragón” que se estrenó en 1968 en el teatro “Apolo”.

Si bien, este musical infantil se convirtió en un clásico argentino, su obra más reconocida es “Salsa Criolla”, la cual estrenó en 1985 y permaneció durante una década en cartelera sobreviviendo a distintos momentos políticos y sociales del país.

 

En el 2015, reestrenó el espectáculo en el Liceo tras cumplirse 30 años de la primera representación.

Un año más tarde, realizó una gira nacional que también contó con 4 funciones en el Teatro “El Galpón” de Montevideo.

La obra fue un récord en la historia del teatro de habla hispana, contando con diez temporadas, 3.000 funciones, tres millones de espectadores y premios locales e internacionales

También dirigió e interpretó espectáculos de su autoría aparte de montar una gran cantidad de music hall y shows de café-concert.

Actuó en las películas Flop (1990) con Víctor Laplace y Federico Luppi; y Perdido por perdido (1993) junto a Ricardo Darín. Por su labor en esta última fue elegido Mejor Actor de Reparto por la Sociedad Argentina de Cronistas Cinematográficos, y por el mismo rubro ganó premios en los reconocidos festivales de Cartagena y La Habana.

 

Además tuvo participaciones secundarias que se destacaron en la pantalla grande como en Sentimental (1981) donde creó al personaje de Frankie, y en la clásica y siempre venerada película Esperando la carroza (1985) de Alejandro Doria, donde interpretó a un alcohólico llamado Felipe.

 

La carrera de Pinti tiene en su haber más de 60 obras de teatro, 23 películas, y infinitas apariciones en diversos programas de televisión, el actor se destaca por el humor acido e hilarante al tiempo que mantiene un perfil muy bajo.

En reiteradas oportunidades mencionó su negación a la tecnología, por lo cual asegura que no tiene teléfono celular. Y es un cinefilo de alma.

 

Siempre vigente, su impronta, su lengua verborragia y su mirada filosa hacia los políticos lo hicieron uno de los personajes más queribles de nuestro país.

En el día de su cumpleaños número 82, le deseamos un feliz natalicio y que sigan los éxitos.

 

 

Fuente: Filo News

 

 

 

Relacionadas