Unión acomodó el fondo pero el ataque ahora no responde

Es muy difícil encontrar el equilibrio en este Unión, que comenzó siendo letal en ataque y frágil en el fondo, pero que en el último mes cambió para edificar, en la práctica, la famosa frase de la “manta corta”.

Su propio DT Juan Azconzábal dijo en varias ocasiones, no hace mucho, que el equipo que actualmente comanda es relativamente nuevo, con caras diferentes y mucho protagonismo de juveniles que se quieren afirmar en la Liga Profesional.

Dicho esto, todos argumentos valederos, el tránsito rojiblanco en la zona de la actual Copa de la Liga está plagado de empates, pero con una notable mejora en su solidez defensiva que va en contraposición con la capacidad anotadora que perdió.

Los números son bien claros, independientemente de los cinco empates y dos victorias. El Vasco cambió a Blasi por Calderón y el chaqueño, compartiendo zaga con Galván, más Vera y Portillo, actualmente forman una defensa que recibió un gol en los últimos cuatro partidos, ante Gimnasia (LP), cuando había recibido cinco en las primeras tres jornadas.

En ese aspecto la formación rojiblanca entendió varias cuestiones que no solamente forman parte de los cuatro jugadores más el arquero. También colaboran los delanteros en retroceso, los carrileros y obviamente los volantes centrales.

La alegría no puede ser completa, porque ese equilibrio que logró atrás no puede ir de la mano para preservar la capacidad ofensiva de un equipo que hasta hace poco llegaba, muchas veces en cantidad, y siempre convertía.

Escudarse en la lesión de Juan García, quien dejó el equipo rindiendo en gran nivel, es una pequeña parte de una entramado que aún no puede dilucidar el conductor, con fechas que pasaron, puntos que se resignaron en Santa Fe y un fixture que asoma como difícil ante rivales de fuste en la competencia nacional.

Fuente: uno santa fe

Relacionadas