El nuevo Unión y un balance positivo de su primer amistoso

Fueron 70 minutos de fútbol que le sirvieron a Juan Manuel Azconzábal para sacar conclusiones. Si bien el DT dijo que hacer un análisis sería apresurado, está claro que le permitió observar los primeros movimientos del equipo y ante un rival calificado como Newell.s

Este Unión es muy distinto al que dirigía Leonardo Madelón, no solo por el cambio de esquema, sino también de nombres.

Del tradicional e indiscutido 4-4-2 que empleaba Madelón, se pasó a este 4-3-3 con el que jugó ante Newell’s que puede mutar en un 4-2-3-1.

La propuesta es distinta, si bien fue un ensayo futbolístico se pudo advertir a un equipo que intentará ser protagonista con jugadores de buen pie y características ofensivas. El equipo se adelantó algunos metros en relación a la postura que esgrimía anteriormente.

Con los riesgos que eso conlleva, como sucedió en algunos pasajes del cotejo cuando Newell’s lo agarró mal parado y falló en el retroceso. A diferencia del Unión acostumbrado a esperar, se pudo ver un equipo que presiona más arriba, pero para eso falta mayor coordinación y velocidad sobre todo en el volante central y los zagueros.

En la era Madelón Brian Blasi y Claudio Corvalán eran laterales, con Azconzábal pasaron a jugar de marcadores centrales. Cañete cuando ingresaba lo hacía como delantero y ahora el Vasco lo utiliza como volante. Franco Troyansky pasó a jugar como extremo por izquierda y Javier Cabrera como extremo derecho. Siendo que en el primer semestre se desempeñaba como carrilero por derecha. Ante Newell’s se lo observó más adelantado.

Otra innovación fueron los laterales, el juvenil Federico Vera por derecha y Kevin Zenón por izquierda, aunque en este caso se trata de un volante, por lo cual fue improvisado en esa posición. Está claro que Azconzábal pretende un lateral zurdo para reforzar el plantel.

Emanuel Cecchini se ganó un lugar en el equipo siendo que con Madelón alternaba. Y Nery Leyes que no jugó ante Newell’s por molestias físicas será el volante más retrasado. El sábado ese lugar lo ocupó Sebastián Assis, aunque el uruguayo tendrá un lugar en el banco de relevos.

Por otra parte, se notó un buen trabajo de pelota quieta, como por ejemplo en el gol de Cañete que llegó de un córner ejecutado por Cabrera que Fernando Márquez peinó en el primer palo. Pero además hubo otra situación en donde Cañete estuvo cerca de marcar el segundo pero Aguerre envió el balón al córner. El Tate se impuso en la vía área ante la Lepra, como para remarcar ese aspecto positivo.

Obviamente que le falta trabajo y coordinación, pero la propuesta es otra, se trata de un Unión absolutamente renovado en cuanto a esquema y nombres. Habrá que seguir dándole rodaje para afianzar la idea y paciencia para desarrollar un equipo confiable. En ese camino está el Vasco Azconzábal que en su llegada pateó el tablero.

Fuente: uno santa fe

Relacionadas