¿Será el nuevo Gamba de Unión?

Tiene un físico parecido al de Gamba y seguramente los hinchas de Unión sueñan con que Javier Cabrera también tenga un desempeño, adentro de la cancha, que lo aproxime, al menos, a lo que dejó el mendocino durante su exitosa permanencia en el club. El uruguayo tiene un antecedente válido: su protagonismo en el Argentinos Juniors del ascenso de la mano de Heinze, un técnico al que no le mezquina elogios. Y llega a Unión luego de haber tomado una decisión personal: irse de Australia, donde estaba jugando desde hacía seis meses.

Precisamente, la rescisión del contrato y el largo viaje hizo que su llegada a Unión se demore unos cuántos días. Fue la primera contratación pero no fue el primero en arribar a Mar del Plata. Lo hizo antes su compatriota Sebastián Assis. Pero Cabrera ya está, venía en competencia, hizo ya sus primeros entrenamientos y habló con El Litoral en la Feliz.

-¿Cómo te sentís?

-Agradecido por esta oportunidad que me brinda Unión. Ya estuve jugando en la Argentina, sé cómo se juega acá y lo único que me falta es adaptarme al juego de Madelón. Tenía contrato con el club de Australia pero mi decisión era la de volverme.

-¿Por qué?

-Temas personales, más allá de que tenía la ilusión de volver a jugar en la Argentina, la realidad es que estoy acá por cuestiones personales. La propuesta de Unión me servía y listo, no lo dudé.

-¿Te podemos definir como un delantero que juega por afuera?

-Puedo jugar por afuera, por izquierda o por derecha. Veremos qué quiere Madelón de mí y en qué le puedo servir al equipo.

-¿De qué clase de fútbol venís?

-En Australia se juega mucho con el físico, es lindo, me gustó.

-¿Y a diferencia del fútbol argentino?

-Creo que acá se juega más rápido y los jugadores son más técnicos. Me ilusioné en su momento con la ida a Australia, lo veía como un lindo desafío pero ahora privaron las cuestiones personales para volverme.

-¿Tu mejor versión fue cuando jugaste en Argentinos Juniors?

-Podría decirte que sí, pero no me quedo con eso, quiero mejorar y la oportunidad de Unión es buena para lograrlo. Allá estábamos en pleno campeonato, estoy cansado por el tema del viaje y voy a ir mejorando a medida que pasen los días. Estoy bien, me siento bien y como te decía, sólo me falta adaptarme al juego del técnico.

-¿Puede esperar tus goles el hincha de Unión?

-No soy de hacer muchos goles, se puede dar o quizás no. Trataré de mejorar en eso, porque creo que en otras cosas le puedo ser más útil al equipo. El sabe lo que hice en Argentinos Juniors y me dijo que espera de mí lo que hacía con Heinze. Tenemos partidos muy importantes de arranque, por eso estoy pensando en adaptarme lo más rápido posible al equipo.

-¿La velocidad es tu fuerte?

-Es lo que más trato de aprovechar. Mi posición es por afuera, pero si me dice que tengo que jugar por adentro, voy a cumplirle. Yo sé que Madelón tiene una manera diferente de jugar a la que tenía Argentinos, pero voy a adaptarme.

-¿Qué fue Heinze para tu carrera?

-Aprendí mucho con él y su juego me favoreció. Eramos bien ofensivos y cuando me hacía jugar por derecha, me potenciaba. Te repito que no tengo problemas en jugar por izquierda, pero como soy diestro, el perfil me favorece cuando juego por derecha.

-¿Tenías otras chances para volver a Sudamérica?

-No. Mi duda era salir o no del fútbol australiano. Allá me ayudaron mucho para rescindir, porque entendieron que había temas personales y no deportivos para irme de Australia. Lo de Unión me sirvió y cayó como anillo al dedo, sobre todo porque me seduce mucho esto de jugar la Sudamericana.

-¿No pensaste en que te ibas de un país de primer mundo, con una moneda fuerte y venís a un país complicado como el nuestro?

-Tampoco me fijé mucho en lo económico. Mi familia fue lo que me impulsó a volverme, por eso lo decidí sin pensar en si ganaba o perdía dinero tomando la decisión que tomé.

-¿Qué conocés de Unión?

-Muy poco… Pero cuando llegó la oportunidad, consulté y me hablaron muy bien de todos, de los jugadores, del técnico y del club. Creo que es un lindo desafío para mí y trataré de aprovecharlo al máximo. Conocer el funcionamiento, adaptarme y pelear un puesto, son mis primeros grandes objetivos.

Fuente: El Litoral

 

 

Relacionadas