Colón estiró su levantada con un gran triunfo ante Patronato

Colón sumó por primera vez su segunda victoria seguida en el torneo, al batir 1-0 a Patronato con gol de Wanchope Ábila, de penal. Fue expulsado Formica

Colón sumó su segunda victoria al hilo en la Liga Profesional, al superar este miércoles a Patronato por 1 a 0, con un gol convertido por Ramón Wanchope Ábila de penal, en la primera mitad. El equipo de Marcelo Saralegui terminó con 10 por la expulsión de Mauro Formica

En los primeros 45 minutos, Colón volvió a ratificar que esta muy mejorado en el aspecto mental y que lo hecho frente a Estudiantes le sirvió de estímulo para afrontar el encuentro ante Patronato con el ánimo bien arriba y una actitud mucho más acorde a lo que venía exponiendo.

Si bien es cierto que se despertó después del primer cuarto de hora, a partir de allí marcó diferencias con su rival y se fue a los vestuarios ganando con absoluta justicia y la sensación es que el resultado quedó corto.

Porque si bien no fueron tantas las chances claras durante 30 minutos marcó supremacía ante un rival que salió a jugar el partido con una formación alternativa.

Y eso sin dudas que Colón lo supo aprovechar más allá de que en el inicio Patronato tuvo un cabezazo de Juan Guassone que pasó cerca del caño izquierdo y un remate de Jorge Valdez Chamorro que Facundo Garcés termino salvando ya que el balón tenia destino de red.

Pero luego del cuarto de hora fue Colón el que impuso condiciones. Christian Bernardi fue la figura, secundado por Baldomero Perlaza; ambos fueron determinantes en la zona media y para romper líneas.

Bernardi con una corrida por izquierda habilitó a Wanchope quien dentro del área remató por encima del horizontal. Antes, el Pulga Rodríguez no alcanzó a rematar de la mejor manera y el balón terminó impactando en Santiago Pierotti.

Pero a los 25′ llegaría el gol de Colón de la mano de Ramón Ábila quien pidió el balón se paró frente a la pelota y desde los 12 pasos, con un remate violento decretó el 1 a 0. El penal llegó de una acción que encabezó Bernardi, quien tocó para Wanchope y el delantero le metió un pase a Perlaza que llegó por el centro, encaró dentro del área y fue derribado por Valdez Chamorro.

El gol de Colón lo revitalizó aún más y no estuvo fino en la definición, sino hubiese podido marcar el segundo. En defensa no sufrió salvo esas dos acciones en el comienzo y se mostró mucho más ambicioso que su rival.

 

 

Defendió los tres puntos con uñas y dientes

Debieron pasar 23 fechas para que el Sabalero hilvane dos triunfos al hilo y esta vez a diferencia del cotejo con Estudiantes lo hizo con menos brillo pero más concentración. Se observó un equipo que lució menos de mitad de cancha hacia arriba, pero que defendió con mucha actitud y atención que tuvo en los centrales a dos figuras al igual que el arquero. Como así también a Perlaza y a Bernardi.

En el segundo tiempo Patronato salió a buscarlo y generó algunas chances. Pero emergió la figura de Ignacio Chicco con tres tapadas fundamentales para sostener el resultado y mantener la valla invicta. Saralegui movió el banco, les dio la chance a Stéfano Moreyra y a Brian Farioli y luego a Mauro Formica.

Pero le costó poder definirlo, más allá de contar con un remate de Farioli en el palo, una media vuelta de Wanchope que alcanzó a despejar el arquero y un cabezazo de Juan Sánchez Miño en el final. Lo terminó sufriendo, pese a justificar el triunfo pero sin dudas que la mejora futbolística llegó de la mano de un recomposición espiritual.

El golpe de efecto que generó Saralegui y una actitud diferente por parte de los jugadores hicieron posible que Colón cambie radicalmente la imagen y se ilusione con los partidos que restan para terminar el torneo de una forma más decorosa.

 

 

 

 

 

Fuente: Diario UNO

Relacionadas