Colón puso el corazón pero no le alcanzó ante Huracán

El muletto de Colón cayó ante Huracán por 1-0, con gol de Benjamín Garré. El Sabalero lo pudo empatar pero le atajaron un penal a Facundo Farías.

El muletto de Colón puso garra, corazón y pasajes de buen fútbol pero no le alcanzó para rescatar aunque sea un punto ante Huracán, que madrugó con el gol de Benjamín Garré, el cual defendió con uñas y dientes hasta el final del partido. El Sabalero, que sufrió su segunda derrota al hilo, tuvo una chance clara para empatarlo, pero el arquero Lucas Chaves le atajó un penal a Facundo Frías. Ahora la cabeza se pone en Córdoba, donde el próximo miércoles el equipo de Julio Falcioni visitará a Talleres, por la ida de los octavos de final de la Copa Libertadores de América.

Colón salió decidido a jugarle de igual a igual a Huracán, y tuvo una clara en los pies de Mauro Formica, quien sacó a relucir todo su talento, el que todavía no pudo demostrar en toda su plenitud en el año que lleva en el club, apiló a tres jugadores de Huracán, pero la pelota le quedó para definir con zurda, lo hizo con derecha y la pelota se fue muy desviada.

De a poco, Huracán comenzó a imponer condiciones y tras una trepada por izquierda de Franco Cristaldo, ante la pasividad de los defensores de Colón, tiró el centro atrás para la aparición de Benjamín Garré, quien fusiló a Ignacio Chicco para el 1-0 en el Brigadier López.

A Colón le costó mucho poder reponerse de ese golpe y Huracán comenzó a manejar mejor la pelota aunque sin generar peligro concreto ante el arco de Chicco. El equipo de Julio Falcioni, con algunas apariciones de Santiago Pierotti por derecha y de Braian Farioli por izquierda, se fue metiendo en partido, aunque intentaba acercarse con centros, que eran despejados con suma tranquilidad por Jonathan Galván y Lucas Merolla.

Pero Huracán apretó el acelerador a fondo y con otra trepada por izquierda, el sector elegido para atacar, llegó un centro al corazón del área, donde Jhonatan Candia ganó con suma tranquilidad, y su cabezazo a quemarropa derivó en una mejor intervención de Chicco, quien mandó la pelota al córner.

Colón quería ir con mucho amor propio pero con pocas ideas, mientras que Huracán parecía jugar con el freno de mano puesto y esperando su momento para intentar golpear de contragolpe, cediéndole la pelota. Y la tuvo de nuevo a los 41′, tras otra trepada por la izquierda, donde la pelota nuevamente llegó al área para Matías Cóccaro, quien tuvo tiempo para darse vuelta y sacar un fuerte remate que nuevamente Chicco se encargó de controlar con mucha seguridad.

Entonces llegó el momento de Colón, luego de que Facundo Farías frotara la lámpara. Primero sacó un centro envenenado, tras ganar el uno contra uno por la derecha, pero no llegó Pierotti para empujar. En la siguiente, la Joya le dio un gran pase al volante nacido en Pilar, quien no pudo llegar con claridad para definir ante el arquero Lucas Chaves.

Así se fue el primer tiempo, con un Colón que cada vez que lo apuraron mostró todas sus falencias defensivas y un Huracán que pareció haberse conformado con la diferencia que sacó en el primer tramo del partido, y no tuvo el ingenio necesario para intentar liquidar el partido.

Colón salió con otra actitud al segundo tiempo y adelantó sus líneas, donde Santiago Pierotti comenzó a hacer un surco por el sector derecho, en tanto que Huracán se mostraba adormecido, como pretendiendo que el tiempo pasara para cumplir con el trámite de quedarse con la victoria ante el equipo alternativo sabalero.

A los 10 minutos, tras una gran trepada por derecha de Pierotti, quien apiló a vrios jugadores rivales, sacó un centro al área chica donde ingresaba Farías, pero antes llegó Merolla para mandar la pelota al córner. Fue la más clara de Colón en el partido, con los dos mejores jugadores del equipo de Falcioni como protagonistas.

Colón siguió yendo y tras otra falta sobre Pierotti, quien era un gran dolor de cabeza para todo Huracán, llegó un centro que en la segunda pelota terminó con un remate de Juan Pablo Álvarez que atesoró Chaves sin problemas.

El equipo de Julio Falcioni se llevaba por delante a un Huracán que no salía de su confusión. En una jugada donde fue a pelear una pelota, Farías le aplicó un codazo a un rival, que ameritaba la tarjeta roja pero el VAR no intervino. Y a los 20′ llegó un centro pasado donde la Joya alcanzó a recuperarla antes de que se vaya por línea de meta, encaró al área, donde fue derribado y Pablo Echavarría cobró penal.

Farías se paró ante Lucas Chaves, hizo toda la procesión previa a los penales para confundir al arquero, quien le adivinó la acción y se quedó con la pelota. Colón desperdició de esta manera la gran chance para empatar el partido. Sin embargo, no bajó los brazos y siguió yendo en busca del empate con fútbol y amor propio.

Y a los 34′ llegó una gran apilada de Franco Déboli, quien le cedió la pelota a Farías. La Joya sacó un gran remate que se fue cerca del ángulo derecho de Chaves, pero la acción fue anulada por Echavarría, tras la intervención del VAR. Colón estaba más cerca que nunca de empatar el partido.

Con mucho amor propio, con pasajes de buen fútbol, y apariciones que generan muchas ilusiones, Colón siguió insistiendo y mereció rescatar aunque sea un punto. Pero falló en las ocasiones que generó y se quedó con las manos vacías en la previa de una serie histórica ante Talleres, en Córdoba, por la ida de los octavos de final de la Copa Libertadores.

 

 

 

Fuente: Diario UNO

Relacionadas