Debut y despedida para Djokovic en Montecarlo: cayó de manera sorpresiva ante Davidovich Fokina

Fue apenas el cuarto partido del serbio en este 2022. Fue 6-3, 4-6 y 6-1 para el joven español de 22, que dio el gran golpe del día.

Novak Djokovic no comenzó el año de la mejor manera y quedó demostrado: este martes cayó ante Alejandro Davidovich Fokina en primera ronda del Masters 1000 de Montecarlo.

Fue su cuarto partido en 2022 debido, en parte, a que no está vacunado contra el coronavirus y se perdió gran parte de la gira en Australia y Estados Unidos.

El español de 22 años, actual número 46 del mundo, tuvo su gran día y con un contundente 6-3, 4-6 y 6-1 se deshizo del número 1 del mundo.

Novak Djokovic: polémica por el coronavirus y larga inactividad

El serbio no jugaba desde que cayó en febrero, en el torneo de Dubai, ante el checo Jiri Vesely en los cuartos de final. Fue el único evento en el que hasta entonces podía participar. Donde no es obligatoria la vacuna contra la covid que le exigieron en el Abierto de Australia y también en los Masters 1000 de Indian Wells y Miami.

Djokovic, dos veces campeón en el Masters 1000 de Montecarlo en 2013 y 2015, expresó en una entrevista con la BBC en febrero que durante toda su vida “nunca” ha “estado en contra de la vacunación”, pero destacó: “Siempre he apoyado la libertad de elegir lo que metes en tu cuerpo”.

El serbio había asegurado que, si no puede participar de Wimbledon o Roland Garros por no estar vacunado, “es un precio” que está “dispuesto a pagar”. Y explicó: “El principio de decidir sobre mi cuerpo es más importante que cualquier título u otra cosa”.

De todos modos, aclaró que no descarta inocularse en algún momento, ya que tiene la “mente abierta”.

DJOKOVIC. Se despidió del torneo francés (Foto: REUTERS/Denis Balibouse)
DJOKOVIC. Se despidió del torneo francés (Foto: REUTERS/Denis Balibouse)Por: REUTERS

Por qué Australia deportó a Novak Djokovic

El 6 de enero de 2022, Djokovic ingresó a Australia para disputar el primer Grand Slam de la temporada y el gobierno local lo detuvo, porque consideraba que representaba una amenaza para la salud pública. Como en muchos otros países del mundo, contar con el esquema de vacunación contra el Covid-19 era un requisito para entrar a su territorio.

Con el trabajo de sus abogados, el serbio presentó apelaciones durante el proceso judicial para que no lo deportaran, ya que pensaba que eso era “inválido e ilógico”. Sin embargo, el Tribunal Federal de Australia desestimó su pedido por unanimidad y avalaron a las autoridades australianas a cancelarle la visa por segunda vez en 10 días.

 

 

Fuente: TN

Relacionadas