Argentina no lo pudo aguantar y Colombia se lo igualó en el final

El gol de cabeza de Romero, tras una buena ejecución de Rodrigo De Paul en un tiro libre, y la buena definición de Paredes pusieron a la Argentina en un contexto ideal a pesar de la humedad, el calor, la lluvia intermitente y el apoyo de los 10 mil colombianos autorizados en el estadio Metropolitano “Roberto Meléndez”.

Después del 2-0, Argentina reguló, no fue por más y Colombia, con el ingreso de Luis Muriel, buscó emparejar el partido con más participación de Juan Cuadrado.

Argentina tuvo pinceladas de buen juego, en especial cuando Giovani Lo Celso apareció en escena, pero la sensación fue que dejó pasar una buena oportunidad con futbolistas de buen pie.

El partido cayó en un bache cuando Yerri Mina le cometió una infracción innecesaria al arquero Emiliano Martínez, quien se retiró en camilla y fue remplazado por Agustín Marchesín. Los primeros estudios que le realizaron no indicaron que haya tenido consecuencias importantes ese golpe.

Duvan Zapata, el único delantero desde el arranque del partido, de escasa participación, tuvo el descuento en el cierre de la primera etapa y Colombia encontró finalmente el descuento a través del penal que convirtió Muriel luego de una incomprensible infracción de Nicolás Otamendi a Borja.

Argentina se despertó con el descuento “cafetero” y se adelantó en el campo. Y si bien pudo haber convertido el tercero a través de un tiro libre ejecutado por Lionel Messi que atajó David Ospina y a falta de siete minutos el arquero colombiano volvió a lucirse ante el máximo goleador histórico argentino, nunca encontró juego.

Punto aparte es la negación que tiene Messi con el gol en el seleccionado. Dispuso de dos tiros libres controlados por Ospina y una ocasión muy clara en el mano a mano salvada por el arquero.

fuente: lt10

Relacionadas